Presto Acronym, culmen de la relación entre Nike y Errolson Hugh



El diseño centrado en la utilidad es el punto de encuentro entre dos marcas tan aparentemente lejanas como Nike y Acronym. Los primeros diseños de Nike, ya en 1972, giraban alrededor de la función, con suelas waffle para mejorar el agarre, sistemas de amortiguación e innovadores materiales que nunca habían sido utilizados en el ámbito de la industria del calzado deportivo. Tecnología punta usada con el único fin de la mejora deportiva. 

La imaginación de Bill Bowerman, uno de los fundadores de Nike, iba más allá de las zapatillas. En el archivo del entrenador se encontraron radiografías que Bowerman realizaba a sus atletas para comprobar el lugar perfecto para colocar los clavos e innumerables estudios sobre el movimiento, investigaciones anatómicas y nuevos compuestos para pistas de atletismo. Cada una de las zapatillas y prendas que utilizaban sus atletas era escrupulosamente medida y pesada, siempre con la obsesión de mejorar su funcionalidad. 


nike bill bowerman

La aproximación al diseño de Errolson Hugh, fundador de Acronym, tiene mucho que ver con la obsesión por el detalle de Bill Bowerman. Nacido en Canadá, con una celebrada mezcla chino-jamaicana, en 1994 Hugh y Michaela Sachenbacher crearon Acronym como una agencia de diseño, una tarea que ha mantenido incluso después de lanzar su propia marca. Burton, Stone Island, United Arrows, Arc´Teryx Veilance o la propia Gore-Tex se han beneficiado de sus creaciones.

Para entender su universo hay que remontarse a su infancia, cuando Errolson y su hermano compartían clases de artes marciales. Cada prenda era probada en los movimientos exigidos por los entrenamientos, debía permitir la amplitud de un karate gi. La influencia de las artes marciales se aprecia también en la presentación de sus productos, habitualmente con el propio Hugh como protagonista. 

En Acronym la forma sigue a la función, como un mantra que Hugh podría haber aprendido directamente de sus padres, arquitectos. Cada elemento cumple una función. 

La relación entre Nike y Acronym viene de su etapa como estudio, pero se ha ido desarrollando a través de colecciones completas como NikeLab ACG hasta llegar a las colaboraciones bajo el nombre Acronym. 

nike acg

El acercamiento de Errolson Hugh a las Lunar Force 1 fue liberador para una zapatilla “intocable”. Sin una relación sentimental con la AF1, podía acercarse al diseño desde un punto de vista funcional, creando una nueva silueta con una cremallera que facilitaba su puesta. El éxito de la silueta se vio refrendado en AF-100, la colección que celebraba el 35º aniversario de la Force 1. 




Desarrollada en paralelo pero lanzada posteriormente, la Force 1 Downtown necesitó tres años de evolución para conseguir el resultado deseado, una silueta extrahigh con distintas capas que se relacionaban a través de cremalleras y cintas. 
nikelab af1 downtown
En el lado opuesto, las versiones de las Vapormax Moc 2 eran ya un producto suficientemente desarrollado, por lo que se basó en crear una colección que funcionara como un proyecto visual, con aplicaciones gráficas que formaban un nuevo patrón de camuflaje inspirado en la A de Acronym. 


En 2016 las seleccionadas fueron las históricas Presto. Buscando en el archivo de Nike, Hugh encontró prototipos fallidos sobre los que construyó (o deconstruyó) una nueva silueta. Con el estilo limpio del modelo original, malla 3D, tiradores visibles y cremalleras en una colección con tres colores que marcaba el camino del diseño. 


nike presto acronym

Si las colección Nike x Acronym de 2016 se basaba en la función, la de 2018 lo hace en el color y las aplicaciones gráficas. Inspiradas en el patrón de camuflaje de las Vapormax Moc 2, crea tres nuevos colores dentro de una imaginería visual que nos lleva a las distópicas películas de ciencia ficción. Disponibles desde el próximo 20 de septiembre.