adidas Superstar Laceless, por qué nos gustan sin cordones

Convertida ya en un clásico, la adidas Superstar Laceless nos permite ahora la opción de llevarlas con o sin cordones. Un recuerdo al momento en el que convirtieron una zapatilla de baloncesto en un icono cultural.  

Durante sus primeras décadas, adidas fue creciendo en los deportes más populares en su zona de influencia principal, fútbol, atletismo, tenis… el baloncesto no era una prioridad y ni siquiera tenían demasiados modelos a la venta en el mayor mercado del mundo, Estados Unidos.  

Un antiguo distribuidor de adidas en norteamérica, Chris Severn, se había convertido en consultor para la marca. ¿Quién mejor que alguien que conocía bien las necesidades del mercado estadounidense? Las dos primeras ideas de Severn fueron centrarse en los jugadores nacionales de tenis (de ahí salió la Stan Smith) y crear una zapatilla de baloncesto que mejorara las de la época, simples combinaciones de lona y goma vulcanizada.  

Basada en siluetas de baloncesto como Supergrip y en modelos de tenis en los que ya habían probado la puntera protegida, adidas desarrolló la adidas Superstar con suela cosida, Softprotect en el talón, lengüeta acolchada o un nuevo diseño de espiga para la suela externa. En principio la adidas Superstar no fue bien aceptada por los jugadores profesionales, pero poco a poco fue convirtiéndose en el modelo más popular de la NBA.  

Durante algunas temporadas la Superstar solo estaba disponible para los jugadores y adidas ya parecía pensar en nuevos modelos. Superstar II, Top Ten, Half Shell. En los ochenta la Superstar sufre algunos pequeños cambios, aparece en nuevos colores y comienza a popularizarse en otros círculos. A la vez que pierde su influencia en las canchas de la NBA va creciendo en las calles.  

Aun sin una estética definida, los orígenes del rap ponían sobre el escenario un estilo creado para impactar. Grand Master Flash, Kurtis Blow o Sugarhill Gang vestían muy diferente a cómo lo hacía cualquiera en las calle. Run DMC trataron de convertir su imagen en un retrato de lo que veían en su público, como un juego de espejos en el que todos se veían reflejados. Ahí estaban los pantalones negros, las cadenas de oro, las gafas Cazal y por supuesto las adidas Superstar, un outfit casi convertido en caricatura al modo de los superhéroes.  

Desde el primer momento se contó la leyenda de que las adidas Superstar sin cordones eran algo que Run DMC recuperaban del estilo de las cárceles, donde se prohibía cualquier utensilio peligroso. Durante mucho tiempo ellos mismos han intentado apartarse de esa conversación, después de todo, el estilo no necesita ser explicado.  

Al parecer el motivo de usar las zapatillas sin cordones era algo menos escabroso y más ilusionante, relacionado con el momento de comprar unas zapatillas nuevas. Cuando después de semanas o meses para conseguir el dinero para una de aquellas adidas Superstar al fin podían conseguirlas, todo lo que querían era salir a la calle con ellas, sin tiempo para poner los cordones o cortar etiquetas. Tengo algo nuevo, quiero que todos lo vean.

Mientras en Nueva York el mundo giraba alrededor de las adidas Superstar de Run DMC, en Los Angeles, donde la marca tenía sus oficinas, se preguntaban por qué un modelo que ya debía agotar su vida útil seguía estando entre los más vendidos. Una visita a NY y un concierto de Run DMC fue todo lo que adidas necesitó para ver la importancia de sus zapatillas en un fenómeno que iba creciendo. Run DMC fue el primer grupo de hip hop en tener una colección completa con una marca deportiva, obviamente inspiradas en las Superstar, iniciando así una relación entre las marcas y el rap que se mantiene hasta hoy.

La historia de las adidas Superstar vuelve a girar ahora sobre un estilo; el modelo original se rediseña con una lengüeta acolchada y gomas laterales para permitir su uso con o sin cordones.