AES+F: CAPTURANDO LA PSICOSIS GLOBAL EN FORMA DE VÍDEO RETABLO

AES+F no es el último colectivo hiper-moderno que lo está petando en Instagram a base de desafío conceptual y avance de tendencias artísticas... Ni mucho menos. Este colectivo ruso nació en 1987, y lleva décadas capturando la psicosis global en los 24 fotogramas por segundo de sus vídeo retablos. 

Existe un meme que suele mostrar una imagen casi inverosímil jjunto a la expresión guess the country . A saber: una chica semidesnuda sosteniendo un ramo de botellas de vodka y un rifle militar. Guess the country. Un oso peleándose con un anciano (y que, de hecho, todo indique que va a ser el anciano quien va a ganar la batalla). Guess the country. Un tipo partiendo una tarta de cumpleaños con una motosierra. Guess the country. Todos sabemos de qué país estamos hablando sin necesidad de adivinar demasiado. Rusia. No hay guess the country que valga aquí.

Al fin y al cabo, todos identificamos a esa nación con algunas situaciones más surrealistas de los últimos tiempos. Por eso mismo resulta tan interesante que AES+F sea un colectivo artístico ruso que coja todo esa energía burra y la transforme en obras multidisciplinarias capaces de abrir un diálogo casi terrorista no solo con la propia sociedad rusa, sino también con el resto del mundo. Porque si las burradas rusas nos fascinan es precisamente porque son una simple extrapolación a gran escala de las burradas entre las que vivimos día sí y día también.

El colectivo AES Group está dando caña desde los márgenes del arte desde el año 1987, cuando se formó a partir de las letras de los apellidos de Tatiana Arzamasova , Lev Evzovich y Evgeny Svyatsky . El grupo pasó a llamarse AES+F cuando, en el año 1995, Vladimir Fridkes se les unió para seguir explorando los valores, las incongruencias y los vicios de la cultura global. Lo suyo es una especie de psicoanálisis social que huye de los ensayos y que se escribe en el transmedia de la fotografía, el vídeo y las tecnologías digitales. Una propuesta tan atractiva en lo visual como compleja en lo conceptual que está definida por un tríptico de instalaciones de vídeo multicanal en gran formato: Last Riot (2007), The Feast of Trimalchio (2009) y Allegoria Sacra (2011). Sumadas, las tres obras de The Liminal Space Trilogy son una especie de revisión oscurantista y politizada de los colorinchis y el plástico y el misticismo de los retablos corales de David LaChapelle .

Pero, por suerte, en esta última década, el colectivo ruso se ha dedicado a rebosar sus propios límites y a buscar nuevas fronteras creativas. De repente, se han atrevido a llevar su visión post-tecnológica a artes tan ancestrales como el teatro y la ópera… Eso siguiendo apegados al aquí y ahora del presente más absoluto, tal y como demuestra que su cuenta de Instagram sea pura referencia. Porque, si te topas con una obra de AES+F, sea de la naturaleza que sea, no vas a poder jjugar al guess the country . No hay espacio para la broma. Solo para la reflexión. Y la reverencia.