Casablanca, entre el lujo y el leisurewear