DOON KANDA, HAY VIDA MÁS ALLÁ DE JESSE

En noviembre, Doon Kanda lanzará un primer disco titulado Labyrinth que hará necesario reenfocar la carrera de Jesse Kanda bajo este nuevo alias. Se acabó dedicarse solo a los visuales (de Arca o de quien sea): la carrera en solitario de este artista va a ser una experiencia 360º que empieza aquí y ahora.

Resulta francamente difícil pensar a Arca sin Jesse Kanda. Y, sin embargo, está ocurriendo. Puede que sus caminos nunca se destrencen del todo, pero cada vez parece más y más claro que Alejandra Ghersi está explorando compañías diversas que seguramente se traduzcan en nuevas vías creativas para discos futuros. Visto así, cualquiera podría pensar que la conversión de Jesse Kanda en Doon Kanda es algún tipo de acción / reacción ante este nuevo estatus de su relación junto a Arca… Pero eso sería obviar que Doon Kanda no es un alias nuevo. Ni mucho menos.

Y es que, ya en el lejano año 2017, el artista visual ya empezaba a ser observado por los medios en su faceta musical gracias a Axolotl, un tema impecable en el que Kanda sonaba a Actress ordenando el caos de Burial sumergidos en una pecera en la que retumbaban las ondas sonaras de, obviamente, Arca. En 2018, además, Doon Kanda ampliaba el campo de batalla lanzando un EP titulado Luna que rebajaba las revoluciones por minuto y exploraba atmósferas mucho más preñadas de emociones sintéticas, un poco a la manera de Aphex Twin en slow motion. Y todo ello, además, editando en un sello como Hyperdub, que de alguna manera u otra ha dado forma a todo esos géneros pringosos y viscosos surgidos del subsuelo urbano en las últimas décadas.

El subsuelo para nada casual de Londres, que es donde Jesse Kanda tiene su base de operaciones por mucho que sus raíces sean japonesas y que fuera criado en Canadá. Es en la ciudad británica, de hecho, donde ha establecido algunas de las alianzas que le han llevado a donde está ahora mismo: Arca, FKA Twigs, Hyperdub… Y desde donde más que probablemente en breve veamos florecer una carrera en solitario bajo el nombre de Doon Kanda. Al fin y al cabo, su sello discográfico ha anunciado que en noviembre lanzará el primer larga duración del artista con el título de Labyrinth.

El primer tema extraído del disco, que a su vez será la canción de apertura, es Polycephaly. Y no solo destaca por seguir ordenando cada vez más el caos de aquel primer Axolotl, esta vez por la vía neoclásica de gente como Nicolas Jaar, sino también porque su videoclip prescinde de las vísceras, los seres inquietantes y las imágenes desagradables para embarcarse en un trip de luces reflejadas en el agua de forma tan frenética que en YouTube ha tenido que ser etiquetado con la siguiente advertencia: epilepsy warning. Sea como sea, está claro que Labyrinth va a ser un nuevo punto de inflexión que marcará una nueva época en la que será difícil pensar en Arca sin Jesse Kanda, pero cada vez más normal pensar a Jesse Kanda sin Arca.