MARK TENNANT, IMPRESIONISMO URBANO

¿Es necesario aceptar que el arte post-digital tiene el feudo de la representación de la cultura urbana? Consciente o inconscientemente, Mark Tennant parece pensar que no. Y sus pinturas al óleo así lo prueban.

La cultura urbana está estableciendo importantes lazos de unión con el arte digital y, sobre todo, con el arte post-digital. Tiene sentido mucho más allá de la certeza (obvia) que manifestaciones culturales surgidas en un mismo cuadro temporal tienden a casar mucho mejor que otras que se encuentran en épocas distintas. De esta forma, la estética del trap casa a las mil maravillas con el proto-3D que trae el imaginario digital hacia el presente. Pero es necesario cuestionar esta fórmula: que estas manifestaciones sean cercanas y se trencen con naturalidad, ¿implica que no pueden haber otras interrelaciones posibles?

Mark Tennant probablemente no escucha trap y su arte no podría ser más clásico. Se formó en lugares tan tradicionales como el Mayland Institute College of Art de Baltimore o la New York Academy of Art. E incluso fue director del Graduado de Pintura en la Academia de Arte de la Universidad de San Francisco. Sus pinturas se han exhibido en espacios tan lejos de la modernidad como el Salon d’Automne de París. Pero, sin embargo, aquí estamos, fascinados con algunas de las obras más recientes de Tennant.

Porque puede que su punto de partida sea una concepción de la pintura al óleo que tiene mucho que ver con el impresionismo y con la captura de la luz y el movimiento de ciertos vanguardismos de principios del siglo XX. Su obras se componen a base de amplios brochazos y zonas de color que atentan contra el realismo y apuestan por la transmisión de emociones implícitas en los colores y las formas. Y, sin embargo, resulta que esta técnica tan antigua (y, reconozcámoslo, tan vista) está alumbrando algunos de los retratos de cultura urbana y juvenil, especialmente femenina, más interesantes de los últimos años.

En gran parte de su obra reciente, el artista captura de forma pluscuamperfecta la energía de la vida urbana. Chicas y (a veces) chicos con rostros genéricos que exudan una belleza ambigua pero contagiosa. Lejos de los preceptos de lo digital y lo post-digital, totalmente anclado en técnicas ancestrales, Mark Tennant demuestra que, en ocasiones, un punto de vista lejano puede alumbrar visiones fascinantes de un hecho tan concreto como la cultura urbana.