MATTEO ZAMAGNI, HORROR VACUI, ECOLOGÍA, ESPIRITUALIDAD Y ARTE

Matteo Zamagni lleva hasta el festival MIRA su visión particular del horror vacui. Ecología, espiritualidad, ciencia y arte se entrelazan en esta pieza audiovisual que es una excusa perfecta para hablar con el artista sobre lo humano y lo divino.

El horror vacui no es un estilo artístico del pasado… El horror vacui es un estilo de vida contemporáneo. Puedes encontrarlo en los diseños excesivos de Donnatella Versace, o en el escritorio a rebosar de archivos y carpetas de tu compañero de trabajo. Está en los modelos y las uñas de Rosalía, y también en la decoración de la boda de tu mejor amigo. Y, aunque hayamos decidido aproximarnos al horror vacui de una forma divertida, existen muchas otras maneras de conjugarlo en presente perfecto.

Y una de ellas es la película que Matteo Zamagni mostró en el MIRA festival. No es una manera divertida, pero sí reflectiva y profunda. Como experto en new media interesado en el arte como lugar de encuentro entre espiritualidad y ciencia, a este artista italiano residente en Londres le interesan los múltiples significados del horror vacui. Hablemos con él sobre ellos.

Presentas Horror Vacui en MIRA… ¿Por qué crees que este festival es el mejor lugar para enseñar tu pieza?

MIRA se revela como el entorno perfecto y adecuado para mostrar trabajos creativos contemporáneos, desafiantes, en los márgenes de la exploración experimental y tecnológica. El festival aloja a toda una comunidad interesada en explorar temas contemporáneos que hacen necesarias aproximaciones desde ángulos muy diferentes.

Lo primero que vendrá a la mente de todo el mundo es el horror vacui que tan importante fue en el Barroco y en el Rococó, por mucho que este estilo haya sido constante a lo largo de los siglos. ¿Es el momento ideal para que el horror vacui se apodere del arte digital?

De alguna forma, el horror vacui siempre ha estado presente. Puede que lo hiciera bajo diferentes nombres o métodos, pero nunca ha dejado de existir. Veo este concepto de ‘rellenar toda la superficie sin dejar ningún espacio vacío’ aplicado no solo al arte, sino también al proceso creativo e incluso a la geopolítica y la expansión humana. Me interesa observar un lapso de tiempo de las morfologías en la Tierra mientras se van transformando en algo cada vez más artificial.

De hecho, el horror vacui también es un concepto que se usa en ciencia. ¿Te interesa este lado científico del concepto?

¡Al principio no era consciente de que también se usaba en ciencia! Pero puedo imaginar cómo el término se aplica en biología y ecología a la hora de contemplar el crecimiento orgánico, por ejemplo. Mi película está profundamente informada sobre la ciencia y sus métodos de exploración y simulación.

Ya se ha dicho que horror vacui es una advertencia contra la destrucción de la naturaleza por culpa de la expansión humana… ¿Cómo consigues mostrar esto?

En verdad, trata más bien de los signos alarmantes en los que hemos caído como sociedad prisionera de nuestras ansias egoístas de poder y codicia, hasta el punto no solo de hacernos daño en el proceso, sino de llevarnos con nosotros a otras especies y ecosistemas. Estamos dañando de forma irreversible aquello que nos mantiene vivos. Quería comunicar esta necesidad de hacer algo al respecto a través de la película, además de la idea de que la realidad que percibimos es parcial e ilusoria, de la misma forma que percibimos a otros seres como su propia versión de la realidad. Me gustaría que la gente cuestionara la idea de que la realidad que perciben es un absoluto.

También se dice que hay algo de filosofía budista en Horror Vacui…

Por un lado, el título de la película se refiera a su significado literal etimológico, ‘miedo al espacio vacío’, a la forma en la que las geologías contaminadas siempre están aumentando… Por otro lado, lo veo como una profunda referencia a la filosofía budista. Me parece increíblemente fascinante la visión budista del vacío como la verdad última, más allá del ser y de la conciencia, más allá de los sentidos y los sentimientos, más allá de la forma. Alcanzar la comprensión del vacío y la impermanencia y la ecuanimidad significa llegar a un estado de iluminación y acabar con el dolor.

Arte, ciencia y espiritualidad… Hemos estado hablando de estos tres conceptos. ¿Crees que el arte puede (o debe) ser el espacio en el que se encuentran la espiritualidad y la ciencia?

Ciertamente, el arte es un medio poderoso de comunicar e interralacionar la ciencia con la espiritualidad, pero no es el único vehículo… Es simplemente mi vehículo preferido a la hora de comunicar estos conceptos.

¿Cómo usas los new media como herramienta a la hora de explorar la relación entre tu arte y cómo lo percibe la gente?

Mi aproximación a los new media es muy fluida: salto de una herramienta a otra, y siempre estoy explorando nuevas formas de comunicación e interactividad. Cuando pienso en una idea, simultáneamente pienso en el medio que será el mas adecuado para desarrollar su mayor impacto. Cada medio que uso tiene sus puntos fuertes y sus puntos débiles. Más allá de eso, el proceso de materializar una idea a menudo tiene que ver con mis propias decisiones, pero también con las capacidades y limitaciones técnicas de las máquinas.

¿En qué estás trabajando ahora mismo?

El próximo mes de enero lanzaré algo de música en el sello SVBKVLT de Shanghai, acompañada de una pequeña performance audiovisual. Actualmente, estoy planeando mi próximo (gran) cortometraje, además de un proceso de investigación en el campo de la ecología que me llevará hacia instalaciones colaborativas y físicas y hacia la exploración a largo término de formas de vida alternativas sostenibles.