MYLES LOFTIN, USAR EL COLOR PARA REPRESENTAR POSITIVAMENTE A LA JUVENTUD QUEER

Color, brillo, libertad y mucha alegría. Estos son los elementos elegidos por Myles Loftin, fotógrafo de 21 años, para contrarrestar la oscuridad y tristeza que se le asocia históricamente a las personas racializadas y queer. De hecho, podríamos incluso decir que aportar este toque humano y representar a las personas que pertenecen a esas comunidades de forma positiva es la misión personal de Myles Loftin con su trabajo. Esto le ha llevado a fotografiar a algunas de las personas más influyentes de la escena artística de Nueva York, a salir en publicaciones como Paper Magazine, i-D o Gayletter, y disparar la última campaña de una de las marcas más valoradas de streetwear, GCDS, que por cierto podéis encontrar en nuestra tienda. Hablamos con él de cómo ha conseguido lograr todo esto pese a estar aún en su último año de carrera.

¿Cuándo empezó tu amor por la fotografía? ¿Qué hizo que cogieras una cámara por primera vez?

Mi interés en la fotografía empezó en secundaria, a mí ya me interesaban las artes y por entonces tenía pensado dedicarme a la ilustración. Mi primx KJ (fotógrafx de género no binario que vive en Washington DC) me introdujo a Tumblr, y ahí es cuando me empecé a interesar en la fotografía de moda. Recuerdo que me llamaba la atención la manera en que las imágenes me transportaban a otros sitios o me hacían sentir. Quería evocar esa misma sensación en otras personas. Después de eso, empecé a hacer shootings con mi prime y a hacer autorretratos en casa usando el iPod Touch de mi hermana. Se consolidó mi amor por la fotografía cuando me fui de viaje con mi familia a Italia en el verano de 2012. Mi tío nos prestó su DSLR, y yo se la robé a mi padre y decidí documentar el viaje. Poco después supe que quería trabajar de esto. Mis padres me compraron mi primera cámara después de ese viaje y ahí es cuando todo comenzó. El apoyo de mi familia ha sido súper importante para seguir trabajando.

¿Sabrías definir tu estilo en pocas palabras?

Vibrante, libre e íntimo.

Has fotografiado a muchos de los jóvenes queer más influyentes de la escena artística de Nueva York, fotógrafos, modelos, actores etc. Gente como Chella Man, MaryV Benoit y Aaron Philip. ¿Cómo los conociste?

Conocí a Chella y a MaryV en mi primer año de carrera en Parsons School of Design. Chella me contactó para un shooting y poco después me presentó a MaryV, y somos amigos desde entonces. Conocí a Aaron a través de Instagram, empezamos a seguirnos cuando estaba en el instituto y finalmente nos conocimos en vida real cuando me mudé a Nueva York para la universidad. Ha sido increíble ser testigo de cómo han crecido, estoy súper orgulloso de ellos.

Supongo que como eres tan joven y ya llevas unos años trabajando de fotógrafo profesional, habrás crecido con todas estas increíbles personas a la vez que ellos también están forjando sus carreras. ¿Cómo te sientes al respecto?

Ya, tengo 21 años… Es bastante abrumador pensar en el hecho que soy tan joven y hay tanto que no sé sobre el mundo o la industria, y están pasándome tantas cosas tanto a mí como a mis amigos. Estoy súper agradecido de todas las oportunidades que se me han presentado, y agradezco a todas las personas con las que he empezado mi carrera y que siguen formando parte de mi red de apoyo.

¿Cómo dirías que te ha influenciado o inspirado la ciudad de Nueva York desde que te mudaste ahí hace un par de años? ¿Cómo te ha cambiado como persona? ¿Y cómo ha sido la experiencia de vivir en Londres una temporada?

Vivir en Nueva York rodeado de tanta gente diferente me motiva bastante. Me siento mucho más seguro de mí mismo y me ha hecho querer esforzarme incluso más. Todas las personas que se mudan a la ciudad tienen una meta en mente por la que trabajan cada día. A veces me parece un poco competitivo, pero más que nada esto me motiva aún más.
Cuando me mudé a Londres durante un semestre, aprendí que no pasa nada en tomar descansos. Estuve ahí seis meses y no trabajé demasiado. Estaba asimilando la ciudad y me estaba descubriendo a mí mismo a la vez que descubría lo que quería hacer con mi trabajo.

Estás trabajando en una serie de imágenes que copian las típicas fotos antiguas de barbería, en la que fotografías a personas con el pelo teñido. ¿Cuál es la inspiración detrás de esto?

Empecé la serie COLORED en 2018 después de teñirme el pelo de naranja. En ese momento me di cuenta de que a mi alrededor tenía a muchas personas negras (amigos, conocidos, famosos, etc.) con el pelo teñido. Vi a gente como Frank Ocean con el pelo verde o las Clermont Twins con pelucas multicolor. Esta serie de fotos vino de mi deseo de querer hablar de esta tendencia y de querer celebrar el pelo afro. Creo que a menudo a las personas negras nos dicen lo que tenemos o no tenemos que hacer. Que no podemos llevar nuestro pelo natural o que no lo podemos teñir de diferentes colores. Cuando vas al supermercado, normalmente las modelos que salen en los botes de tinte son blancas. Estas fotos de personas negras con el pelo teñido enseñan nuestra belleza y lo versátil que es nuestro pelo.

Uno de los objetivos de tu obra es representar de forma positiva a las personas racializadas y queer ya que, como todos sabemos, históricamente los medios han hecho todo lo contrario. ¿Dirías que una de las maneras en las que logras hacer esto literalmente es a través del uso del color y la saturación en tus fotos?

Creo que mi decisión de usar tanto color y brillo en mis fotos de personas racializadas es porque gran parte de nuestra historia visual ha sido escondida. Quiero que mi trabajo represente todo lo contrario.

Creo que has dicho en otras entrevistas que no te importa asumir la responsabilidad que conlleva hacer todo este trabajo, al ser un hombre negro y queer. Aun así, el hecho que esto sea, de alguna forma, lo que se espera de artistas racializados y queer debe ser bastante agotador, ¿no?

Sí, creo que es totalmente agotador cuando se espera que artistas que forman parte de cualquier minoría tengan que representar a toda su comunidad en el arte que crean. Si quisiera hacer algo que no tuviera que ver con la justicia social o con la representación, eso también tendría que ser válido.

¿Qué tal ha sido trabajar con una marca tan guay como GCDS? ¿Has disparado la campaña publicitaria o qué has hecho exactamente? ¿Nos podrías contar cómo les conociste?

Disparé la campaña digital de otoño para GCDS. El PR me contactó por email y me dijo que el director creativo Giuliano Calza era muy fan de mi trabajo, y estaba interesado en que trabajase con ellos. La verdad es que me ha encantado la experiencia porque me han dado carta blanca para hacer lo que quisiera con el proyecto. Me encargué del casting, de la dirección creativa y la producción del shooting. He trabajado con un gran equipo de creativos y modelos, así que fue un shooting bastante divertido.

¿Qué quieres que la gente saque de tu trabajo?

Quiero que aprecien la humanidad que hay en todas las personas que fotografío. Quiero que mi trabajo haga que la gente considere que las imágenes juegan un papel importante a la hora de cambiar nuestras percepciones.

¿Qué podemos esperar de ti en el próximo año? Háblanos sobre tus siguientes proyectos?

Ahora mismo estoy haciendo varias cosas. Es mi último año de carrera así que estoy en proceso de hacer mi tesis que saldrá en mayo de 2020, se concentrará en el uso de la fotografía como medio para crear un archivo visual de la comunidad negra y queer. También estoy editando un libro de fotos de 35mm sobre mi vida desde el 2016 hasta ahora, y estoy trabajando en un proyecto cinematográfico/fotográfico con mi novio sobre la imagen del cuerpo masculino.