¿QUÉ ESTÁ PASANDO CON PEGGY GOU?

Tres años le han bastado (y sobrado) a Peggy Gou para convertirse en uno de los nombres fundamentales de la escena electrónica internacional. Pero, cuando creíamos que esta coreana afincada en Berlín iba a ser nuestra DJ y productora favorita, va y entra en el mundo de la moda por la puerta grande… Es el momento de preguntar: ¿qué está pasando con Peggy Gou?

Si hiciéramos una encuesta telefónica preguntando cuándo ha sido la última vez que el encuestado ha escuchado el nombre y apellido de Peggy Gou, la respuesta más frecuente sería hace exactamemte tres minutos. Lo interesante, sin embargo, llegaría al preguntarle a ese mismo encuestado por el contexto en el que se ha topado con Gou. Ahí las respuestas posibles se multiplican exponencialmente, porque lo cierto es que, como una especie de Rosalía de la electrónica, esta mujer se está mostrando especialmente ubicua en los últimos tiempos al meterse en mil y un proyectos a cada cual más interesante.

Las coordenadas básicas de Peggy Gou, obviamente, son aquellas que delimitan un terreno puramente musical. Y eso que la artista no lleva en el ojo público más de tres años. Fue en 2016 cuando el nombre de esta coreana afincada en Berlín empezó a sonar con fuerza gracias a una serie de EPs que, bajo el nombre de Art of War, publicó en el reputado sello REKIDS. También fue el año en el que la mítica tienda Phonica de Londres la invitó a fichar en su serie de vinilos White. Y, rizando el rizo, el mismísimo Jackmaster se la llevó de gira por toda Gran Bretaña en una serie de showcases del sello Numbers que ya se considera historia viva del hedonismo nocturno británico.

Desde 2016, la carrera de Peggy Gou como DJ y productora ha sido imparable e impecable. Pero lo de las últimas semanas hay que reconocer que no tiene nombre. Para empezar, hace escasos días que la artista sorprendió con una bomba de hidrógeno musical titulada Starry Night que ya se ha convertido en uno de los himnos de la temporada. Lo interesante es que este temazo se ha lanzado en un doble single junto a otra canción llamada Han Pan y que, aquí viene el giro argumental, resulta que es el primera lanzamiento del propio sello de Gou. La discográfica ha sido bautizada como Gudu, y se espera que en los próximos tiempos sea una de las casas más frecuentadas de la electrónica.

Ahora bien, cualquiera podría pensar que esto entra dentro de lo normal: DJ y productora acaba montando su propio sello. Y, vale, sí, es normal. Lo que no es normal que, solapado en el tiempo, hayamos vivido el anuncio de que Peggy Gou también está metiendo la patita en el mundo de la moda. Y que lo está haciendo por la puerta grande. Lo primero ha sido lanzar la primera colección de su propia marca de ropa, Kirin, que significa jirafa en coreano y que es una línea pensada en looks con vocación de clubbing y noches que no se acaban. No contenta con eso, Gou también ha dejado ver la que ya es su primera colaboración con un peso pesado del mundo fashionista, Ray-Ban, para la que ha creado una colección cápsula de gafas dentro de la línea de colaboraciones Ray-Ban Studios.

¿La ruta natural? Va a ser que sí. Cualquiera que haya estado en una sesión de Peggy Gou seguro que ha comentado o ha sido comentado al respecto del finísimo sentido de la estética que tiene la coreana. Así que, en un mundo en el que a nadie le sorprende que Rihanna se haya convertido en uno de los nombres fundamentales de la moda actual, ¿por qué no íbamos a abrazar a Peggy Gou y su estilizada jirafa coreana?