SEIS DESCUBRIMIENTOS QUE NOS HAN DEJADO LOS FESTIVALES DE VERANO

Ya estamos a punto de dar por finiquitada la temporada de festivales musicales de verano. Y admitámoslo: nos lo hemos pasado muy bien con los grandes cabezas de cartel… Pero nos lo hemos pasado mucho mejor con la letra pequeña de unos carteles que siempre guardan sorpresas para aquellos que sepan mirar. Te explicamos cuáles han sido nuestros seis favoritos.

Puede que la forma en la que la gran mayoría de los festivales intente llamar nuestra atención sea mediante grandes cabezas de cartel. Pero aquellos que llevan años (¡e incluso décadas!) saltando de festival en festival, saben que donde se forja la verdadera leyenda es en la letra pequeña. Porque, al fin y al cabo, ver a Noel Gallagher por enésima vez sobre un escenario no tiene nada de legendario… ¿Pero quién no recuerda la primera vez en la que descubrió por sorpresa el directo de ese grupo que después le ha acompañado durante el resto de su vida?

Hubo un tiempo, de hecho, en el que los festivales no estaban tan obsesionados con los grandes cabezas de cartel vende-entradas y que estaban mucho más consagradis a su labor de prescripción. El festivalero medio, de hecho, también llegaba al recinto de turno con la mentalidad mucho más abierta para dejarse sorprender por lo inesperado y menos obsesionado con blindar unos horarios para no perderse a nada de lo conocido y adorado.

Y, aunque aquellos tiempos quedan realmente lejos en el tiempo, los festivales siguen guardándose ases bajo la manga para que los descubran aquellos aventureros que no (solo) se dejen deslumbrar por los grandes grupos y los dinosaurios musicales del pasado. Ahora que ya casi hemos cerrado la temporada de festivales veraniegos, por lo tanto, es el momento de preguntarse: ¿cuáles son los seis grandes descubrimientos que nos han dejado los festivales de este año 2019?

CHANNEL TRES (visto en Paraíso 2019). Sexy Black Timberlake es uno de los temazos más recientes de Channel Tres, además de una verdadera declaración de intenciones. ¿Pretende este hombre ser el nuevo (y negro) Timberlake? No le hace falta, porque tiene la sensualidad de Justin, y así lo demostró sobre las tablas españolas, pero lo reviste con un house que no se escuchaba tan gozoso desde los inicios de Kaytranada.

LET’S EAT GRANDMA (vistas en Mad Cool 2019). Rosa Walton y Jenny Hollingworth debutaron con 17 años y, desde entonces, lo suyo ha sido un no parar: empezaron a sonar al asociarse a SOPHIE, lanzaron un discazo / grower titulado I’m All Ears… Y este año se han confirmado en la temporada festivalera como un torbellino sobre el escenario que demuestra que las nuevas generaciones vienen especialmente empoderadas.

MASEGO (visto en Sónar 2019). Ya basta con la broma del traphousejazz. Por mucho que fuera el mismo Masego (es decir: Micah Davis) el que creara esta etiqueta, lo cierto es que verlo sobre un escenario trasciende el trap, el house y el jazz. Se nota que nació nació en Jamaica y fue criado en una comunidad cristiana en Virginia (EEUU): esa tensión existe en una música en la que el soul del siglo XXI actúa como seductora válvula de escape.

SLOWTHAI (visto en Reading 2019). Nothing Great About Britain es el disco con el que Tyron Frampton ha puesto en entredicho el Great delante de Britain a base de hip-hop beligarente y directo a la yugular. Sus canciones atacan al populismo a la vez que se dirigen precisamente a las bases populares… Y, aunque puede que en un festival español se haya perdido la pegada de sus letras, la bola de energía de slowthai se ha percibido igual de poderosa (y peligrosa).

YELLOW DAYS (visto en Coachella 2019). ¿Puede el pop sonar a futuro? Yes it can! Sobre todo si suena en una voz privilegiada como la de George van den Broek, que usa su alias Yellow Days para acercar el pop a otros géneros y, así, desmontándolo desde dentro, volver a construirlo con piezas inesperadas y sorprendentes. No es de extrañar, entonces, que sus himnos en perpetuo slow motion brillaran particularmente bajo el sol de los festivales de nuestro país.

AMA LOU (vista en Glastonbury 2019). No todas las artistas recién llegadas pueden fardar de haber saltado a la palestra después de que Drake compartiera un Stories en Instagram declarándose fan absoluto… Pero, aunque Ama Lou puede fardar de esto, en vez de quedarse en la vanidad prefiere poner la carne en el asador de un soul para el siglo XXI cargado de conciencia social que este año ha brillado particular en Glastonbury.