Cinco zapatillas que robaron el protagonismo del NBA All Star

El All Star de la NBA se celebra desde 1951, pero durante gran parte de su historia fue solo una reunión de jugadores unidos solo por un partido. Fue a partir de los setenta, con la influencia de la otra liga profesional de baloncesto, la ABA, cuando el evento comienza a crecer y desarrollarse como una fiesta del deporte… y de las zapatillas. 

Muchas de las extrañas ideas de la ABA funcionaban a la perfección en un fin de semana festivo, por lo que después de la fusión de los ligas, la NBA se adueñó del concurso de mates y convirtió en All Star Game en todo un fin de semana. Mientras la liga crecía, las marcas y los jugadores aprovechaban el carácter informal de los nuevos eventos para presentarse al mundo, a veces con calculadas estrategias y otras con un poco de suerte. Repasamos 5 momentos en los que las zapatillas robaron el protagonismo al All Star Weekend.

- 1985. Michael Jordan ya había tenido problemas con el color prohibido, pero el concurso de mates no seguía las mismas normas que los partidos oficiales. No solo participó con las Jordan I prohibidas, durante las dos primeras rondas también llevó prendas de su colección con Nike en lugar de la equipación de los Bulls. En el partido del domingo Michael llevó el color permitido, pero la acción del día anterior provocó que los veteranos se negaran a darle juego.

- En 1991 Nike y Reebok estaban inmersos en una batalla por ser la marca más importante del momento cuando Reebok lanzó The Pump, un sistema que permitía personalizar el ajuste a través de una bomba que se inflaba desde la lengüeta. Dee Brown era un jugador de primer año que llevaba Reebok simplemente por la cercanía la sede de la marca a los Boston Celtics. Era el más desconocido y el más pequeño entre los participantes del concurso de mates del All Star, pero además se ganó al público cuando se agachó para inflar sus Pump. Ganó el concurso por delante de los favoritos, convirtió su gesto en una marca registradas y terminó desarrollando una zapatilla con su nombre. 

- Era el primer año sin Jordan en el All Star y Scottie Pippen se propuso ocupar el hueco que Michael dejaba vacante. En el All Star Game, Pippen siguió una estrategia parecida, usando el color como elemento sorpresa. Si Jordan había sorprendido diez años antes con unas zapatillas negras, ahora Pippen lo hacía con unas Nike Maestro 2 rojas. Pippen fue el MVP del partido y aquellas zapatillas rojas se convirtieron en las más deseadas. 

- A finales de los noventa adidas había conseguido que muchas de las nuevas estrellas de la NBA llevaran sus zapatillas; Kobe Bryant, Antoine Walker, Tim Thomas, Jermaine O´neal y Tracy McGrady . Junto a Kobe, las zapatillas de Tracy McGrady fueron las más deseadas, con modelos que seguían una clara línea evolucionista. En 2004 McGrady sorprendió con unas adidas TMac 3 con el pie derecho azul y el pie izquierdo rojo. Pero no fue lo más sorprendente del partido. Ron Artest, sin contrato de zapatillas, llevó una marca distinta en cada pie e incluso cambiaba de modelo en cada interrupción. 

- Lanzadas durante el All Star de 2012, las Nike Foamposite Galaxy son el reflejo perfecto de una época en la que las zapatillas se dejaban llevar por el baloncesto retro y las ediciones limitadas. Primera Foamposite con print y materiales en la suela que brillaban en la oscuridad, los lanzamientos en la tienda Nike de la calle Mercer neoyorquina y en un centro comercial de Florida provocaron disturbios y peleas comparables a las Dunk Pigeon casi una década antes. En el partido se atrevió a usarlas Rajon Rondo, pero su momento más recordado no fue sobre las canchas sino en Craigslist, una web de anuncios y artículos de segunda mano en el que alguien propuso cambiar su coche, un Chevrolet Cavalier, por una Foamposite Galaxy.