TUTU, UN SOPLO DE AIRE FRESCO

Vivimos en una época de culto al DJ. Creímos que no, que ya lo habíamos superado y que lo importante volvía a ser la música y solo la música. Pero no nos engañemos, DJs como Tutu, que prefieren que se escuchen sus mixes antes de que se vea su cara, escasean en el panorama internacional. Y es por eso que resulta tan estimulante hablar con ella

Hay personas que se meten en el mundo de la música por puro postureo, por los fans, por la fama, por el baño de ego que supone que, de repente, todo un público fiel valide tu arte. Estos son los músicos que no solo dan la cara, sino que sobre todo dan la cara para que figure en fotos, en pantallas, en marquesinas, en portadas de revistas y en cuantos más sitios mejor. Porque ya decía aquel que “mi cara es mi acreditación para entrar en esta sala VIP”, y esto eso más verdad que nunca en el siglo XXI de la multipantalla y la retransmisión de nuestras vidas en directo a través de redes sociales.

Pero también hay otro tipo de artistas, y son aquellos que tienen plena consciencia de que la música es lo primero. La música delante, y ellos detrás. Si no se les ve, no pasa nada. De hecho, mucho mejor, porque lo que tiene que hablar por sí solo es su propuesta musical y no el espectáculo mediático que se monte en torno a su persona.

Tutu es de este tipo de artistas, una de las joyas secretas de la escena de DJs española. Y no es que huya de las cámaras, ni mucho menos. Lejos queda la intención de marcarse un John Talabot, y salir en todas las fotos de promo con papel de plata en la cara para proteger su identidad. Si hay que dar la cara, Tutu la da. Pero, sobre todo, lo que da es una propuesta musical en la que aborda la electrónica desde diferentes puntos de vista. Sin corsés de género. Sin filiaciones a un lado u otro. Sin ideas preconcebidas ni clichés. Cuando Tutu pincha, puede ocurrir cualquier cosa. Por eso resulta tan interesante tenerla delante para ahondar un poco más tanto en la DJ como en la persona que hay detrás.

Da la impresión de que la persona detrás de Tutu siempre se ha mantenido en la sombra para que en la luz esté la música… ¿Por qué esta elección?

Al final los mixes hablan solos. Yo estoy centrada en lo mío… Pero luz hay en todas partes.

¿Cómo fue tu entrada en el mundo de la música, de dónde venías y hacia dónde querías dirigirte?

Siempre ha habido música, vengo de una formación más clásica durante la infancia y, más tarde, mi primera pareja me enseñó a pinchar. Hace cuatro años que nos separamos, y fue entonces cuando empecé con mis propias investigaciones.

¿Cuál dirías que ha sido tu cumbre (por ahora) como DJ?

Hay varias: Sónar, The Warehouse Showcase de Warp en el Primavera… Pero tengo un recuerdo muy especial de haber abierto Berlin Atonal dos años seguidos, en sus ediciones de 2017 y 2018.

Eres conocida por tus sesiones eclécticas que no entienden de géneros. ¿Es esta la única forma de entender la música en el siglo XXI, cuando el concepto ‘género’ ya no es operativo?

Nunca he utilizado las etiquetas, sino que me muevo por emociones, instinto y vivencias. Supongo que hay otras maneras de vivir la música, aunque la emoción siempre está presente.

¿Cuál es tu última obsesión musical de la que no puedes dejar de hablarle a todo el mundo?

Tengo muchas influencias: Beatrice Dillon, N.M.O., EVOL, AGF, M.E.S.H., Dale Cornish, Renick Bell, Lorenzo Senni…

¿Cómo fue tu colaboración con female:pressure y por qué es tan importante esta plataforma de mujeres en todo su espectro (cis, trans y no binarias consagradas a la electrónica y las artes digitales?

Antonia Folguera me invitó a hacer un mix para su programa y ahora formo parte de la plataforma. Compartimos contenidos y nos ayudamos.

En la fotos llevas tu propia camiseta, cuéntanos acerca de ella.

Esta camiseta es una TU. El concepto es de Pedro Pineda, que trajo dos prototipos a mi apertura para Berlin Atonal 2018. A partir de aquí decidimos producir el resto en colaboración con Todojunto, Ric Duque y Tiago Pina, y A Go-Go Prints, Clara Mur. Ahora mismo contamos con una pequeña edición en serigrafía de cincuenta TU-shirts.

Chaqueta NIKE, pantalones NORWOOD.
Chaqueta NIKE, camiseta TU-SHIRT.
Chaqueta NIKE.
Pantalones NORWOOD, zapatillas NIKE.
Chaqueta NIKE, camiseta TU-SHIRT, pantalones NORWOOD.
Chaqueta NIKE.
  • Fotografía: Viridiana Morandini