TYRRELL WINSTON, BASURA CONVERTIDA EN ARTE

El artista americano Tyrrell Winston crea obras de arte a partir de objetos que se encuentra por las calles de Nueva York. Lo que es considerado como basura por algunos, él lo acaba coleccionando y utilizando en sus trabajos. Con varias exposiciones en solitario en su haber, la obra de Tyrrell se está volviendo cada vez más viral, es hora de que le conozcamos un poco mejor.

De lejos ves un cuadro hecho de colillas apiladas sobre un panel, pero de cerca te das cuenta de más detalles. Medidas que indican en qué punto de la consumición han sido descartadas, logotipos que muestran distintas marcas y una paleta de tonos rojizos, rosados y nude que las impregna. Se puede aprender bastante sobre una persona viendo la basura que desecha, y las obras de Tyrrell Winston son grandes ejemplos de esto.

Si un pintor usa pinceles, pintura y lienzos para crear sus obras, Tyrrell Winston reutiliza todo aquello que ha sido descartado. Hace unos años, viviendo en un apartamento del barrio neoyorquino de Chelsea, cuando el dinero no le alcanzaba para comprar materiales, se puso a recorrer las calles de su barrio para ver qué encontraba. Al principio encontró cartones, papeles usados, cajas, que él utilizó para hacer collages. Poco después llegaron las agujas, las pelotas desinfladas, las colillas, las redes usadas e incluso uñas acrílicas.

Obviamente, la gracia que le puedas encontrar o no a su obra dependerá de tu punto de vista, no faltan los detractores que argumentan que su trabajo lo único que hace es glorificar la basura, pero quedarse ahí es una simpleza. Tyrrell Winston con su trabajo, no solo recontextualiza objetos ignorados que esconden historia ajenas, sino que su obra también tiene un aspecto social a tener en cuenta, por ejemplo, cada vez que encuentra una red de baloncesto rota, la sustituye por una nueva que compra él mismo. En sus propias palabras: “Trabajo con objetos universales que se extienden a través de culturas y lugares. Hay declaraciones subyacentes en todo lo que hago, pero son para que el espectador las descifre”.

“I work with universal objects that stretch across cultures and places. I’m re-contextualizing the overlooked in a way that becomes unavoidable. There are underlying statements in everything that I make but those are for the viewer to decipher”.